La presentación de proyectos diversos invita a nuevos desafíos, a la confrontación de ideas, a la resolución de problemas, a la diversidad de opiniones y a la necesidad de argumentar. Así surgen posibles respuestas a interrogantes que movilizan, comprometen y dan sentido a nuestras actividades cotidianas de la comunidad educativa.